jueves, 22 de marzo de 2012

Hielo

Tenía una mirada llena de cubitos de hielo
Unos labios que chillaban en granate
Y unas manos que sujetaban un vaso vacío.
Había música, y gritos, y ruido de besos, y humo, y golpes, pero no había nadie sino ella.
El cristal era una pista de patinaje en la que deslizar los dedos cada noche. Era un baile contra el tiempo y las cenizas. Contra la música, los gritos, los besos, el humo, y los golpes.
Y no había nadie sino ella.



De esto que vas en el Metro y desvarías. Algún día me haré mirar mi obsesión con el hielo. Buenas noches a todos =)

10 comentarios:

  1. ¿Te he dicho ya que estoy enamorado de ti?
    Bien.

    ResponderEliminar
  2. No me gusta el metro; me agobia, pero montaría mil veces para soñar que sueño esas sensaciones que has descrito.
    Me encanta el final: -no había nadie sino ella-, en sí misma encierra toda una maravillosa historia, es como si dejaras la puerta entreabierta y dijeras: - yo ya he moldeado una quimera, ahora os toca a vosotros-. :)
    Genial, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, ¡qué cosas más bonitas! :) Me alegro mucho de que te haya gustado

      Eliminar
  3. El metro es muy inspirador. A mí me lo resulta.
    Me encanta lo que has escrito. Me imagino un baile contra el tiempo y las cenizas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge! Qué guay verte por aquí :) muchas gracias!!

      Eliminar
  4. vaya....me alegra comprobar que no soy la unica jajajajajaj.
    Yo tambien desvario en el metro, sera quizas por el aburrimiento de mirar caras que no me dicen nada.

    ResponderEliminar

UA-11417039-1